Todo lo que debes saber sobre la App de videoconferencias Zoom

Abr 1, 2020

En las últimas semanas, Zoom (creada el 2011 y basada en la ciudad de San Jose, California) se ha vuelto una plataforma muy popular debido a la necesidad de trabajar y estudiar a distancia con motivo de los decretos de cuarentena alrededor de todo el mundo producto del COVID-19.

El pasado 26 de marzo, producto de una investigación del medio VICE, se dio a conocer que la plataforma en su versión para iOS (sistema operativo de dispositivos Apple) compartía datos con Facebook.

Los datos entregados por Zoom a Facebook estaban vinculados a: modelo de tu dispositivo, zona horaria, ciudad desde donde te conectas, además de tu sistema operativo.

Esta información era recopilada sin la autorización de las personas, con la intención de elaborar publicidad personalizada, lo cual no estaba especificado en sus políticas de privacidad (siendo corregido el pasado 28/03 acorde a las declaraciones del CEO de Zoom).

 

 

Pero eso no es todo

La plataforma carece de una política de datos segura y que garantice tu privacidad, -partiendo porque no te notifica que tus datos están siendo vendidos- y porque además no solo recopila información para ser enviada a anunciantes, sino que también recopila el contenido de las grabaciones en la nube, mensajes instantáneos, archivos, pizarras compartidas, nombres de las personas en la llamada y los documentos enviados mientras utilizas la plataforma, según indica Allen St. John para Consumer Report.

Por otro lado, se descubrió que la plataforma no es segura para evitar el envío de malware -programas maliciosos- a través de sus chats y que tampoco publica reportes de transparencia.

En paralelo,  una investigación de The Intercept  descubrió que el “cifrado de extremo a extremo” (E2E) del cual habla la plataforma no funciona, ya que es más bien cifrado de transporte (TLS).

¿Qué quiere decir eso?

Que tu conexión a la plataforma está cifrada de la misma manera que cuando entras a un sitio web HTTPS en tu navegador.  Esto implica que Zoom puede acceder al contenido de video y audio de tus reuniones.

Para que tu reunión de Zoom esté encriptada de extremo a extremo, el contenido y la capacidad de descifrarlo solo deberían verlo los participantes de la reunión (y hasta el momento no es así).

Te recomendamos:

Prueba con Jitsi. Es una plataforma de código abierto, gratis y sin límite en el tiempo de sesiones. La recomendamos porque tiene una mejor protección de datos personales (y no es necesario que crees una cuenta).

También puedes realizar videollamadas por Signal o Wire, aplicaciones de mensajeria con cifrado E2E.

Recuerda cambiar tus contraseñas cada tres meses, tapa la cámara de tu computadora y la cámara frontal de tu teléfono y sumérgete en el mundo de la protección de datos.

 

Share This