La mujeres y sus datos

Mar 8, 2018

¿Qué es esto de la Datificación? Viktor Mayer-Schönberger y Kenneth Cukier en su libro “Big Data: la revolución de los datos masivos” explica que la datificación es la recopilación de información  gracias a la infraestructura tecnológica en la cultura de los datos. Esto ha existido siempre,  pero es ahora cuando tiene mayor fuerza y esto nos permite usar la información de nuevas maneras.

Los datos tienen un alto valor para las empresas, son un activo corporativo importante, un factor económico vital, y hoy el fundamento de nuevos modelos económicos. 

Los datos vienen de fuentes enormes, variadas y no solo de las clásicas bases de datos, sino que de nuestra actividad, conversaciones, fotos y vídeos, cámaras, biometría, sensores, etc.

¿Cómo se vive hoy en un mundo donde los datos son todo?

Privacy International nos invitó a reflexionar sobre esto y nosotras lo hicimos desde la perspectiva de una mujer chilena y sus datos en el día a día. Este es el resultado:

Carolina tiene 34 años, vive y trabaja en el centro de Santiago. Trabaja en una empresa  hace 4 años. Ella es soltera e independiente.

04:15: Carolina se despierta, no puede dormir, toma su móvil que está en la mesita de noche junto a su cama, muy cerca de su almohada. Revisa sus notificaciones de WhatsApp y lee algunos Tweets.

04:43: Carolina decide desconectarse para recuperar el sueño perdido. Mañana debe levantarse temprano.

07:00: Carolina se despierta con su alarma del celular, lo toma y revisa sus redes sociales y mensajes nuevamente. Para su asombro, ella encuentra un mensaje en un grupo de WhatsApp de sus antiguos compañeros de clase a las 5:25 preguntando si alguien todavía estaba de fiesta, era Pablo.

07:30: Carolina conecta su aplicación de ejercicios y camina al gimnasio. La App geolocaliza la ruta. En el gimnasio, debe poner el dedo sobre un huellero biométrico, no hay otra forma de entrar. Ella continúa usando la aplicación, su entrenamiento dice que ha quemado 200 calorías.

08:05: Carolina regresa a casa, mientras prepara su desayuno, ella revisa su Twitter y Facebook. Al mismo tiempo, lee algunas noticias rápidamente.

08:30: Al salir de su edificio, 2 cámaras de seguridad privadas registran sus pasos. Camina hacia el metro, 4 cámaras de seguridad la graban en la calle. Luego, en el Metro y usa su BIP la que está a su nombre y crea un registro de sus movimientos. 

09:00: En el camino a su trabajo es grabada por 6 cámaras de seguridad pública ubicadas en diferentes puntos de la calle. Una vez, en su trabajo, debe usar su huella dactilar para registrar su llegada. Para ingresar al edificio también, debe usar una credencial.

11:00: Carolina envía y responde algunos correos electrónicos y navega en la red, ve algunas cosas privadas junto con sus tareas diarias.

12:00: De repente ella recuerda que tiene cita con el ginecólogo a un control de rutina. Le avisa a su jefe y sale. En el centro médico, para comprar su bono debe usar su huella dactilar. Luego, paga con su tarjeta de crédito. El médico registra toda la atención en un registro clínico electrónico.

13:00: Después de eso, Carolina va a la farmacia a comprar anticonceptivos. El vendedor le pide su RUT para verificar si tiene algunos descuentos. Ella recibe 300 pesos chilenos (menos de la mitad de 1 USD $) de descuento.

13:30: A la hora del almuerzo, se encuentra con su amiga Susana a quien no ha visto hace meses. El restaurante tiene sus propias cámaras de seguridad privadas. Carolina paga el almuerzo con su tarjeta de crédito. Antes de despedirse, se toman una foto y la suben a Instagram y Facebook. Facebook reconoce su rostro de inmediato y sugiere checkear su visita al restaurante. Carolina lo hace y escribe una referencia. Después de ese almuerzo Facebook comienza a mostrarle a Susana en sus notificaciones e historias.

15:00: Es hora de volver al trabajo. 10 cámaras de vigilancia entre la calle y el edificio, registran su ruta al edificio. Ella tiene que usar su credencial para el torniquete nuevamente.

16:00: Carolina tiene una reunión afuera de la oficina con un cliente. La compañía envía un taxi, que está monitoreado por sistema GPS. Cuando llega al lugar, el portero le pide su documento de identidad y lo escanea. Toma una fotografía y graba su información en un sistema.

18:00: Carolina deja su trabajo registrando su huella dactilar en el control de acceso. Camino al Metro es grabada por 6 cámaras de seguridad pública.

18:15: Carolina usa su BIP en el metro. En la estación y en el camino es grabada por 12 cámaras.

19:00: Carolina debe ir de compras.  Toma su automóvil, en la carretera varios pórticos registran su ruta en un sistema automatizado. Cuando llega al centro comercial en el control de acceso registran su número de patente. En el supermercado le piden su RUT para ganar puntos. No tiene descuentos hoy pero ella gana 10 puntos.

20:00: Una vez en casa, Carolina recibe un mensaje de su hermana Juanita por WhatsApp en la que le pide prestado un vestido. No quiere conducir nuevamente y llamará a un UBER. El conductor la recoge en su casa y la lleva donde su hermana. La aplicación guarda su recorrido. El condominio de Juanita tiene cámaras de seguridad privadas. Además, el barrio donde vive tiene drones y globos de vigilancia en las calles. Cuando Carolina entra al edificio, el portero le solicita su información personal: nombre y su RUT.

22:00: Finalmente, vuelve a casa. En la cama, realiza algunas búsquedas en línea y verifica cuándo llegará su período menstrual. Recibe un anuncio de un hotel en Instagram, el siguiente fin de semana es largo y entonces hace una reserva. Completa un test de Facebook ¿cómo sería si fuera un hombre? y luego otra de BuzzFeed ¿eres buena en la cama según la bebida que preparas?

22:30: Su móvil suena, le avisa que es la hora de dormir.

La publicación original en inglés y las siete perspectivas de mujeres en el mundo pueden leerse acá.

Share This